31 enero, 2009

El Gobierno foral se queda el dinero que los contribuyentes destinan a fines sociales

El defensor del pueblo , en su denuncia, plantea al parlamento cambiar la ley

Las aportaciones no van destinadas a ningún fondo específico y las ONG no reciben ayuda estatal

Pamplona. La Hacienda Foral se queda con el dinero que los contribuyentes navarros marcan destinar a "otros fines de interés social" en la declaración del IRPF, aportación que pasa a engrosar el conjunto de ingresos que recauda la Administración por lo que "no va destinado a ningún fondo específico que financie proyectos concretos de interés social". Así lo denuncia el Defensor del Pueblo, Javier Enériz, tras recibir una queja de la Red de ONG navarras contra la pobreza, que, como consecuencia de este proceder, no pueden acceder a las ayudas del Estado.

En la queja, según informa la Defensoría, se señala que desde el año 1987, en Navarra, "tanto si el contribuyente decide destinar el porcentaje de su declaración del IRPF a fines sociales, como si decide destinarlo al sostenimiento de la Iglesia católica o a ambos, en realidad es como si no lo hiciera, ya que la totalidad de los fondos van destinados a incrementar las arcas forales".

La queja también expone que, por los acuerdos entre el Estado y la Conferencia Episcopal, la Iglesia no ve reducidos sus ingresos en Navarra al compensar el Estado la diferencia entre lo recaudado y lo acordado, algo que no ocurre si se opta por "otros fines de interés social". "La cuestión se agrava al imposibilitar el Estado a las ONG navarras participar en las convocatorias ministeriales de subvenciones con cargo a la asignación tributaria del IRPF por estar radicadas en Navarra, ya que el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales considera que la Comunidad foral ha dispuesto de tiempo suficiente para regular el destino concreto del dinero a fines sociales".

El Defensor solicitó un informe al departamento de Economía y Hacienda sobre esta cuestión. El departamento, según la Defensoría, informó que la Iglesia católica se financia por el Estado, y no por Navarra, con una cuantía equivalente a la que han declarado los contribuyentes, incluidos los navarros, que optan por esta forma de financiación.

Para ello se indica en los impresos de declaración de la Renta, también en los aprobados por la Hacienda de Navarra, una casilla que permite al contribuyente manifestar su voluntad de financiar a la Iglesia católica.

Sin embargo, en el caso de la opción por el contribuyente navarro de la casilla de "otros fines de interés social", la cuantía resultante de la elección entra a formar parte directa del conjunto de ingresos de la Hacienda Foral y no a un fondo específico.

Como consecuencia, las ONG navarras "no pueden participar en convocatorias para la concesión de subvenciones con cargo a un fondo específico derivado de la opción elegida por el contribuyente, ya que ese fondo no existe en Navarra". Esto provoca, según Javier Enériz, que las ONG de Navarra "no puedan acceder al fondo estatal por estar radicadas en la Comunidad foral, ni tampoco a un fondo específico de Navarra similar, ya que este no está creado".

El Defensor del Pueblo de Navarra considera que el contribuyente navarro, al marcar la casilla, entiende que está destinando su dinero al fin que elige: Iglesia católica u otros fines de interés social, cuando lo cierto es que "el porcentaje de la casilla se integra en la Hacienda Foral como un ingreso general más". Por este motivo el Defensor del Pueblo aprecia que, de un lado, "existe una discordancia entre lo que Hacienda le informa al ciudadano y la posterior actuación de la Administración Foral"; y, por otro, que "se discrimina a las entidades sociales de Navarra con respecto a las del resto del Estado".

Por todo ello, el Defensor sugiere al Gobierno de Navarra que proponga al Parlamento de Navarra una modificación de la legislación tributaria para que la elección realizada por el contribuyente integre un fondo específico destinado a fines concretos de interés social. Posteriormente, ese fondo se distribuiría por la Administración Foral entre, por ejemplo, las ONG de Navarra, del mismo modo que hoy en día hace el Estado. Todo ello al margen de las convocatorias generales de subvenciones a ONG que instrumenta el departamento de Asuntos Sociales con cargo a los presupuestos Generales de Navarra.

-----------------------------------

Otro escándalo-chanchullo más de nuestro gobierno que seguramente quedará totalmente impune. (...)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal


Visitor Map
Create your own visitor map!
Free Web Counter
Free Counter