12 noviembre, 2009

Navarra, pionera en una Ley de Transexualidad integral

El Parlamento, con UPN en contra, da luz verde a la Ley de Transexualidad, pionera en el Estado"

Todos los grupos, menos UPN, aplauden la aprobación de la norma, una "conquista" para la igualdad de los ciudadanos

PAMPLONA. Navarra cuenta desde hoy con una ley foral, pionera en el Estado, que velará por los derechos de las personas transexuales, al garantizar una atención sanitaria específica que "facilitará su reasignación sexual" y el acceso a servicios que suponen "una conquista de libertades y derechos".
Así lo ha señalado el parlamentario de Nafarroa Bai, Joseba Eceolaza, en nombre de la coalición impulsora de la iniciativa, que en la actualidad afectaría a medio centenar de personas en la Comunidad foral, y que ha contado con el apoyo de todos los grupos de la Cámara (NaBai, PSN, CDN e IUN) excepto UPN, que ve en ella visos de inconstitucionalidad.
La Ley foral de no discriminación por motivos de identidad de género y de reconocimiento de los derechos de las personas transexuales, es la primera de estas características que se presenta en el conjunto de España y busca definir "qué es la transexualidad" y, sobre todo, "cómo se acredita dicha condición", tal y como ya ocurre, por ejemplo, en la ley de parejas de hecho.
A tal efecto, la Ley fija su cometido en "garantizar el derecho de las personas que adoptan socialmente el sexo contrario al asignado en su nacimiento, a recibir de la Administración Foral una atención integral y adecuada a sus necesidades médicas, psicológicas, jurídicas y de otra índole, en igualdad de condiciones con el resto de la ciudadanía".
Se consideran beneficiarias de las prestaciones que se concretan en esta Ley "todos los residentes en Navarra que, con independencia de su situación legal o administrativa, tengan la condición de transexuales".
Así, por transexual se entiende toda persona que haya procedido a la "rectificación en el Registro Civil de la mención de sexo" y aquellas que, "habiendo iniciado los trámites para acceder al cambio de inscripción relativa al sexo, precisen de protección para eliminar la discriminación que pudiera darse como consecuencia de su situación de tránsito a la nueva identidad de género".
La norma precisa que los menores de edad tienen "pleno derecho" a recibir el oportuno "diagnóstico y tratamiento" médico relativo a su transexualidad, especialmente la "terapia hormonal".
La atención sanitaria que se les preste se hará de acuerdo con lo dispuesto en la Ley Foral sobre los derechos del paciente a las voluntades anticipadas, a la información y a la documentación clínica, y conforme a la Ley reguladora de la autonomía del paciente y de los derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica.
A partir de ahí, la Ley pretende dar "calidad de vida" a las personas transexuales, para lo que, además de medidas de atención en materia laboral, social o educativa, se reconoce el "derecho a las prestaciones quirúrgicas y sanitarias en el sistema público de salud".
En ese sentido, la Ley contempla la constitución de una comisión de expertos encargada de realizar la Guía Clínica de Atención Integral a las Personas Transexuales, y la regulación, dentro del Servicio Navarro de Salud, de una unidad de referencia en materia de transexualidad.
Además, se pretende que las instituciones públicas proyecten un discurso "respetuoso con las diferentes orientaciones sexuales e identidades de género" existentes, lo que incluye medidas "adecuadas" de discriminación positiva (dentro de los mecanismos de empleabilidad e inclusión ya existenes), la activación de "programas de educación y capacitación", y el desarrollo de "planes de inserción laboral" para casos de "riesgo de exclusión social" .
En defensa de la ley, Eceolaza ha valorado el apoyo mayoritario de la Cámara en "un día importante para los derechos y destacado para la tolerancia", al que se ha llegado después de "tantas ilusiones y esfuerzos" de quienes han luchado por ello, de forma que ahora serán los principales beneficiarios de la iniciativa, pero también la sociedad, que asume así "valores de tolerancia y transigencia".
Ésta es una ley, ha dicho, "que da forma a las ilusiones del sector" y supone "una conquista de libertades y derechos sociales", además de que "amplía la efectividad de los derechos constitucionales, ensancha la mirada, nos hace más humanos y mejora la sociedad".
Por PSN, Amanda Acedo ha subrayado el "acicate" que puede suponer esta ley foral para el impulso de medidas similares en otras comunidades, al tiempo que, pese a respetar el voto en contra de UPN por la diferencia de ideología, ha advertido al Gobierno regionalista que "no ponga trabas" a la hora de aplicarla.
Juan Cruz Alli, de CDN, ha coincidido en subrayar el "pluralismo político" como uno de los valores democráticos, como también lo son los de la "libertad e igualdad" que ensalza esta ley, de ahí su "total convencmiento" al apoyar esta iniciativa.
Por su parte, Ion Erro (IUN), pese a que "desgraciadamente" llega 30 años después de que la Constitución consagrara sus valores, ha ensalzado la aprobación de esta iniciativa, y ha dedicado buena parte de su discurso a criticar el "nuevo ejercicio de intento de imposición de su modelo de ser, de vivir y de amar" que a su entender ha practicado UPN en esta cuestión.
El portavoz regionalista, Javier Marcotegui, ha negado este argumento, y ha subrayado que su rechazo se asienta en tres puntos, como son las "dudas" sobre la inconstitucionalidad de esta ley, la defensa de la exigencia del respeto al derecho a la igualdad, y la de la "racionalidad y proporcioalidad" que les hacen ver que hay otras prioridades en los servicios sanitarios, por lo que "no ésta es la herramienta jurídica ni es la manera adecuada" de abordar el asunto.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal


Visitor Map
Create your own visitor map!
Free Web Counter
Free Counter