18 agosto, 2007

Más mundo absurdo

Prohibido llamar Napoleón a un cerdo en Francia y emborrachar peces en Ohio
'The Times' difunde una antología de leyes disparatadas que nadie se ha molestado en abolir

El diario británico The Times ha difundido una antología estival de 25 de las leyes más absurdas del mundo, que nadie se ha tomado la molestia de abolir y que van desde la prohibición en Francia de llamar Napoléon a un cerdo a la de emborrachar a un pez en el estado norteamericano de Ohio.
La antología, verdadero tributo a la imaginación de los legisladores, permite saber que en el Reino Unido es un acto de traición colocar un sello con la imagen del monarca boca abajo, y que todos los barcos de la Armada Real que entren por el puerto de la capital de Inglaterra deben entregar un barril de ron a la policía de la Torre de Londres.
Además, cualquier mujer embarazada tiene derecho a hacer sus necesidades donde le plazca, incluso, si así lo demanda, en el casco de un policía. No existe la misma tolerancia con quienes contraen enfermedades especialmente contagiosas y, seguramente por esa razón, es completamente ilegal montar en un taxi cuando se ha contraído la peste.
Por lo que se refiere a Estados Unidos, en Vermont una mujer debe obtener el permiso del marido para llevar dentadura postiza, en Kentucky va contra la ley portar escondida un arma de más de seis pies (casi dos metros), en Alabama es ilegal que un automovilista conduzca con los ojos vendados y en Miami montar en patinete dentro de una comisaría de policía.
Algunas leyes dan testimonio de viejos odios fraternales. En la ciudad inglesa de York es legal matar a un escocés, pero sólo si lleva arco y flecha, mientras que en la también inglesa localidad de Chester los galeses no pueden entrar antes de que amanezca ni permanecer tras el anochecer.
Un lector galés de la edición electrónica de The Times se puso en contacto con el periódico para aclarar que la pena por no salir a tiempo de la ciudad era la muerte, pero que "desgraciadamente" esa ley fue abolida en 1979.
Otro lector, estadounidense, hace una aportación que debe ser conocida para que nadie se llame a engaño si pretende dedicarse a la agricultura en Carolina del Norte: allí es ilegal arar campos de algodón con elefantes.
Y lo mejor es que, no hay que irse muy lejos para encontrar este tipo de casos. En Madrid, aún sigue vigente una ordenanza de la época de Franco en la que se prohibe cantar mal.
De ahí, la famosa movida madrileña ;)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal


Visitor Map
Create your own visitor map!
Free Web Counter
Free Counter