06 octubre, 2007

ME AHOGO

Esto es una carta de un lector publicada el pasado 7 de Septiembre en el Diario 20 Minutos en su edición en Madrid.



Me ahogo, creo que estoy tocando fondo. No he podido salir de vacaciones, ya no salgo a tomar algo por ahí, ni al cine, ni tan siquiera puedo salir a comer una hamburguesa. Trabajo todo el día, mi pareja también, pero entre las subidas de las hipotecas, la gasolina, el transporte y los artículos de primera necesidad, además de un largo etcétera, me ahogo. Mis miserables ahorros se han ido disipando lentamente, casi de forma imperceptible, pero ya no queda nada. Mi sentir no es individualista, a ustedes también les ocurre, ¿verdad?, y a mis amigos, compañeros y vecinos, también. Y cuando tenga que elegir entre pagar mi hipoteca y comer, ¿qué haré?, Supongo que comeré, eso sí, como decía mi madre, con una mano delante y otra detrás, porque no creo que para entonces me pueda permitir comprar pan, bueno, ni pan ni leche ni pollo ni harina ni nada, y ni tan siquiera se lo podré contar a ustedes porque no podré pagar mi conexión a Internet, ni el teléfono; aunque, con un poco de suerte, el día 10 del mes (que es hasta que me dura el dinero) me queden unos céntimos para un sobre y un sello para escribir a nuestros políticos y decirles que las gentes de mi país y yo nos ahogamos.

Humildad Arribas.

Esta carta resume la situación en la que se encuentra gran parte de la población de este país. Actualmente vivimos una situación de CRISIS aunque ningún medio de comunicación, partido político o sindicato quiera reconocer. La situación laboral es lamentable. Los sueldos, en lugar de subir y adaptarse a los nuevos tiempos, han ido bajando de manera drástica. Ahora mismo es prácticamente imposible llegar a fin de mes. Esto es algo que escucho día tras día al hablar con mis compañeros, vecinos y amigos, y a pesar de ello, nadie hace nada. Nos suben los precios de absolutamente todos los servicios y productos de primera necesidad ya que hay que equipararlos a los precios de Europa. Aun estoy esperando una carta en la que se me comunique una subida de mi sueldo para equipararlo a los Europeos. A parte de las hipotecas, los alquileres son privativos y nos vemos cerca de los cuarenta años teniendo que compartir piso. Si esto hubiese ocurrido hace unos años, ya nos hubiéramos echado a la calle, pero ahora es diferente. No paramos de escuchar que nuestro país se sitúa a la cabeza en la progresión económica y parece que por esa razón debemos acatar la situación que nos ha tocado vivir, ya que somos afortunados, aunque esto dista mucho de la realidad.
Estoy seguro de que el 90% de las personas que reciban este correo no perciben ni mil euros al mes por jornadas de cuarenta o más horas semanales. Las empresas de hoy son las ETTs que actualmente se han disfrazado de Consultoras. Estas, en muchas ocasiones reciben de la empresa cliente hasta ocho veces el sueldo que se lleva el trabajador, al que a cambio ofrecen atractivos contratos por obra y servicio que rozan la ilegalidad o la superan con creces. Para que tengáis una idea basta con que consultéis la página web www.trabajobasura.com donde numerosos trabajadores dan testimonio de su experiencia en diferentes empresas cárnicas. Mi experiencia reciente confirma todos y cada uno de los testimonios. Fui despedido de mi último empleo tras dos años de trabajo para una multinacional logrando nunca menos del 97% de los objetivos (una cifra verdaderamente buena). La razón fue el no querer cambiar de ETT. Pretendían darme más responsabilidad con un contrato peor, menor salario y menos vacaciones.
Esto es solo un ejemplo de lo que está ocurriendo hoy en nuestro país Hace poco he recibido noticias de una amiga que se va a vivir a Francia Lleva ocho meses en el paro teniendo una licenciatura y un master. La razón es que los trabajos que encuentra no suelen ofrecer más de 850 euros al mes. Si con 850 euros tienes que pagar el alquiler del piso (compartido, por supuesto), los gastos de luz, agua, gas, teléfono e Internet, transporte y además comer, que me expliquen cómo. Es una pena que cada vez sean más los ciudadanos españoles que deciden emigrar porque el país no les ofrece unas condiciones de vida dignas. Este correo no es la idea de un grupo de izquierdistas radicales, ni de gente de derechas o centro. Y a la vez pertenece a todos ellos. Este correo es por y para todas las personas trabajadoras que viven de un sueldo, independientemente de su ideología: - Para aquellos que seguramente también están pasando por algo similar a lo descrito. - Para aquellos que seguramente tienen que vivir en casa de sus padres con 29 años ya que solo consiguen trabajos en practicas.- Para ti, que estas licenciado y no puedes conseguir el contrato directo con la empresa para la que trabajas por que tu ETT te lo ha blindado.
- Para ti también, que tienes que tener 2 trabajos porque de lo contrario ¿quién paga la educación de tu hijo? ¿le vas a decir que no le puedes comprar nada para su cumpleaños o navidad?- Para ti, que tras las subidas de tu hipoteca has pensado en vender ese piso que tanto te costó encontrar.- Y por supuesto para aquellos con un puesto de trabajo y sueldo decente que conocen a tantos en la situación descrita, que quieren dar su solidaridad y hacer que entre todos las cosas cambien.Y rizando el rizo, una reflexión: nuestra sociedad se sostiene en el consumo, queramos o no es así, y esto no lo va a cambiar nadie al menos a corto o medio plazo. Si dejamos de comprar, o de gastar, la economía se resentirá y habrá despidos. ¿A caso piensas que un empresario cuando vea que no gana lo suficiente intentará mirar por sus trabajadores? NO! lo primero que hará será reducir costes, o sea, despedir a empleados y 2 trabajadores harán el trabajo de 4 personas. ¿Os suena? O hacemos algo para que se tomen medidas en contra de la precariedad del empelo y de una sostenibilidad del mismo y la salud laboral o en poco más de 2 años estaremos ante un panorama mucho más desalentador.
Es hora de que manifestemos nuestra disconformidad. Nuestro trabajo y nuestra formación se merecen algo más. Por ello, pedimos que el próximo día 12 de Diciembre no acudas al trabajo. Creo que será una forma de que se nos preste atención fuera del periodo electoral. Sería maravilloso que ese día no funcionasen ni siquiera los metros de las grandes ciudades, que reinase el silencio en todos los pueblos y ciudades del país, y que este silencio haga recapacitar a todos los partidos y sindicatos en los que hemos perdido la poca confianza que nos quedaba.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal


Visitor Map
Create your own visitor map!
Free Web Counter
Free Counter