29 octubre, 2011

¿HIPERGLUCEMIA?



En el registro de los domicilios de los detenidos ayer bajo la acusación de atentar con tartas contra la presidenta Barcina, las fuerzas de seguridad se incautaron de diverso material para la confección de artefactos de repostería, listo para ser utilizado en cualquier momento: tres moldes para tartas, dos mangas pasteleras, un kilo de harina, otro de azúcar y medio de levadura. También encontraron abundante documentación, entre la que destacan vídeos de los históricos de la violencia pastelera Charles Chaplin (alias Charlot) y Fernando Chinarro (alias señor Chinarro), así como libros de repostería de Angelita Alfaro y Eva Arguiñano, señaladas por fuentes de la investigación como posibles miembros de la dirección gastronómica de la banda.

Ayer mismo compañeros de los detenidos explicaron en rueda de prensa que el de Toulouse fue un acto humorístico y reivindicativo que no pretendía causar daños físicos. El Gobierno de Navarra respondió que la única rueda de prensa que espera de ellos es aquella en la que entreguen las tartas y anuncien su disolución.

Hasta aquí la broma, que incluye gags leídos en Twitter. Habrá a quien le parezca frívola, tocando como toca un tema sensible. A mí me parece mucho más frívolo decir en serio prácticamente lo mismo que yo he escrito en broma. Aplicar a tres tartazos la misma terminología política y protocolo de condena que a un atentado con muertos me resulta obsceno. En países con una tradición democrática mucho más larga y fuerte que la nuestra, este tipo de protestas son habituales y a nadie se le ocurre interpretarlas como ataques violentos a la democracia o autoproclamarse adalid de las libertades por haber sido blanco de las mismas.

Cuando hace 5, 10 o 20 años veía una protesta de este tipo en la tele, sentía envidia de que fuesen capaces de saldar el disenso político con simbólicos e inofensivos tartazos. Te pueden parecer mejor o peor, puedes dudar de su oportunidad y eficacia política, pero son inofensivos y así son tratados internacionalmente. Tras tartazos contra Bill Gates o Nicolas Sarkozy no ha habido detención alguna. En Toulouse, los gendarmes no se molestaron en identificar a los activistas. Aquí, ordenan a la Policía Foral detener a los presuntos autores de una protesta realizada en Francia saltándose a la torera el derecho internacional, y para más inri intentan relacionarlos con una ETA ya retirada.

Resulta evidente el interés espurio y desmedido por superar un mal momento político rentabilizando electoralmente la violencia. El jueves, la Policía Foral cargó contra los estudiantes que se manifestaban en defensa de la enseñanza pública, menores en su gran mayoría. Ayer, los jueces confirmaron la sentencia contra el cabeza de lista del PSN en Huarte por agredir a un menor. Pero según parece la única condenable es la violencia merengada.

Juan Kruz Lakasta
Diario de Noticias

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal


Visitor Map
Create your own visitor map!
Free Web Counter
Free Counter