08 febrero, 2008

Carta de una madre a su hijo transexual muerto

"AMAIA-AIMAR, VIVIRAS EN MI PARA SIEMPRE
IKUSTEZINA IKUSTEN IKASTEN, 2008-02-02 # AMAIA-AIMARREN AMA

Me han pedido que cuente brevemente el entorno en el que ha vivido Amaia-Aimar, mi hija, (o) mi hijo transexual, que se suicidó en el mes de abril de 2007.

Su gestación y nacimiento no fueron casuales, sino de verdad deseadas y queridas. En una familia en la que había ya dos chicos, fue una niña my bien recibida y celebrada. Creció alegre y feliz, tal y como escribe en sus diarios, hasta que le bajó la regla y ahí comenzaron sus problemas de identidad de género.

Yo ya sabía que mi niña era muy masculina en cuanto a gustos, pero era una peculiaridad que llevábamos bien. Le gustaba mucho el deporte, jugar a fútbol, judo, correr, escalar, deportes de riesgo… Nunca soñé que fuera mi princesita, pero esperaba que con el tiempo su aspecto ya cambiaría a un poco más femenino. Hasta que a la edad de 19 años me comunicó su condición de transexual. Es decir, era un chico en el cuerpo de una chica.

Hasta ese momento, por ignorancia, la transexualidad me sonaba a travestismo, a frivolidad, a farándula, a morbo… Era una cosa de películas, o muy lejana, no algo que se te va a presentar en tu propia casa.

Cuando me lo dijo, el primer momento fue duro. Me eché a llorar. Lloramos juntas. Se me vino a la cabeza la imagen de mi hija con barba. La mujer barbuda. No la veía como un hombre. Me fui de un salto al final del proceso, del cambio y me asusté.

Me asusté por ello, por todo lo que se le venía encima.

Lo siguiente que pensé fue que no me tenía que importar nada lo que dijera la gente. Ese mismo día se lo dijimos a su padre y sus dos hermanos. Todos lo encajamos con preocupación, pero sin dramatizar. Esto era lo que había. Ahora empezaba el aprendizaje, el estudio y comprensión de lo que le sucedía a nuestra hija.

Año y medio de consultas de psicológos nos pusieron a las puertas del cambio físico, es decir, del tratamiento hormonal y ahí le asaltaron los miedos y las dudas, complicadas con problemas personales que le surgieron en su mudanza a Bilbao, donde estudiaba ingeniería de Minas.

Pero también, y, como contrapunto a esto, tuvo experiencias positivas. Empezó a hacer judo en un gimnasio en el que se presentó como Aimar y donde pidió no compartir vestuario de las chicas, porque no era el suyo, ni el de los chicos, porque su físico aún no se lo permitía. Con toda naturalidad, le ofrecieron un cuartito para él, donde poderse cambiar. Este era un gimnasio normal, para gente muy normal y era uno de esos espacios en los que se aprende que en este mundo hay sitio para todos y que la aceptación de la diversidad nos enriquece a todos. Para mi fue un motivo de alegría lo muy a gusto que se sintió siempre allí. Era su deporte favorito y era gente que le aceptaba.

En esta etapa empieza a exigir en casa que le tratáramos como lo que era y que le llamáramos Aimar. Nos costaba mucho, pues a pesar de su aire andrógino (y aquí os diré que ya desde muy pequeño le encantaba que la tomaran por un chico), por encima de un aspecto a veces equívoco, para nosotros había sido Amaia durante casi veinte años. Entre sus amigas hacia tiempo que le llamaban Moio, haciendo el juego de masculinizar su nombre.

Fue toda esta lucha interior que desembocó en un estado depresivo, lo que hizo que se le fuera la vida de entre las manos. Se nos fue como un ángel, volando. Y nos dejó atónitos, consternados, apenados… No hay palabras para describir el dolor de esa herida que saber que podrá cicatrizar, pero que siempre va a estar ahí.

Doy gracias a la vida por haberla parido, criado y disfrutado y por todo lo que he aprendido con ellla y con él. Siempre reivindicaba su normalidad. Cuántas veces me decía “Ama, ni normala naiz”. Ya lo creo que si, era un ser lleno de dignidad, de sensibilidad y de valores, como bien vimos en sus 21 años de vida.

Nos ha enseñado tanto, nos ha dejado tanto… Le gustaba escribir y lo hacía habitualmente. Escribió desde los 12 años hasta sus últimos minutos. A las doce menos cuarto del mediodía estaba escribiendo en la roca desde la que se tiró a las doce en punto. Escribió para agradecer toda la ayuda que había recibido, y que, a pesar de todo, no le sirvió.

De lo mucho que nos enseñó, me quedo con su mensaje de normalidad. De ella, de él, aprendimos que la transexualidad no tiene nada que ver con el folklore, que solo es una variante más de la naturaleza, que no es una tara, ni un equívoco, ni una desviación. No es un fallo, pero conlleva un proceso interior difícil. La biología hace pruebas constantemente, y de esos intentos surgen los frutos más variados. Lo que si falla a veces, es la aceptación de lo que choca con las normas sociales impuestas desde mentalidades y moralidades estrechas, casi siempre interesadas en el dominio y el control de cualquiera que puede atacar lo establecido como “normal”.

Y qué más puedo decir yo de mi niña-niño. Que le quiero mucho, que estoy muy orgullosa de todo lo que fue y de lo que es aún para nosotros. Que nos ha dejado tanta huella y tantos recuerdos estupendos… Yo siempre le decía que el que siembra recoge. Pero, a veces, estando la cosecha ya a punto, viene un temporal o una granizada, y arrasa con todo. Y, entonces, vuelta a empezar.

Vivirá en mí para siempre, como el mejor regalo que me ha dado la vida, igual que mis otros dos hijos.

Amaia-Aimar gure bihotzean zaude, nere barruan beti-betirako, zure hasieran bezala laztana.
( Amaia-Aimar estas en nuestros corazones, en mi interior para siempre, como en tu comienzo, cariño ) "

5 comentarios:

Anonymous euRia ha dicho...

Kasualitatez heldu naiz zure blogera, azken postak guztiz harrapatu nau eta orain hemen nago, malkoak sikatzen :o( Zelako karta gogorra, buuuuffff ...

Bueltatuko naz berriro.

Muxu bat,

euRia.
[euriablog@yahoo.es]

21:13  
Anonymous Miren ha dicho...

Poza eman dit hemen jarri duzula ikustek ! Ahal den oihartzun handiena
ematea merezi duela ustet...denon artean azkena izan dadin lortu arte.
Berriro irakurri dut eta berriro emozionatu naiz...eta berriro ze
pentsatua eman dit; Hernani bezelako herri euskaldun, abertzale eta
ezkertiar baten ( eta "neska-giro" dexentekoa gainera ) nolatan gertatu
den hau? ez da izan ez dakit nungo herrian, kontserbadorenei ezin zaie
erru osoa bota, orain ez; orain gu gara, gure inguruko herria, gure
inguruko eta gure moduko jenden artean, gizarte hontan, bere buruz beste
egin du ( egin behar izan du ) pertsona honek. Ze pentsatua eta
hausnarketa sakona eragin beharko lukeena; denok egin beharko duguna.
Txapa luze samarra.
Oso interesgarria iruditu zait egiten duzun blog hau.
Animo eta besarkada bat.

22:45  
Blogger neska ha dicho...

Euria, ongi etorri!

Miren, gure herrian, gai hau, beste guztitan bezalaxe oso gaizki dau. Oso erreza da errua besteei atxikitzea, baino ez, gure herria, edo gure herri abertzalea beste guztiak bezain ignorantea da, ta beste guztiak bezain gordina. Ta nik argi daukat, batez ere ezker abertzalearekin, gai bat besterik ez daukazunean buruan, beste guztiak adio.
Lan handia dago oraindik egiteke gure herrian, bai bai. Baina guztiek ez dute interes berdina jartzen. Gehienek.

Muxu bana bioi

12:57  
Anonymous Miren ha dicho...

Zoritxarrez...ados, guztiz ados zurekin neska!

16:00  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Just want to say what a great blog you got here!
I've been around for quite a lot of time, but finally decided to show my appreciation of your work!

Thumbs up, and keep it going!

Cheers
Christian, iwspo.net

21:07  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal


Visitor Map
Create your own visitor map!
Free Web Counter
Free Counter